VC3

12 GOL | 2004-2006
ENCARGO DE UN EDIFICIO PLURIFAMILIAR ADOSADO DE 7 VIVIENDAS, ESTACIONADO SUBTERRÁNEO.
TRAVESSA SANT JORDI Nª3, CIUTADELLA, MENORCA.
SOT+PB+2P+CUB.722 M2. (P.176 M2).

1. EL LUGAR:

El sólido propuesto se ubica en un solar reducido (176 m2) que, además, le impone medianerías laterales y posteriores. De ahí que sólo pueda expresarse a la ciudad a través de una de sus cuatro facetas. Esta interpone un frente edificatorio discreto sobre la travessa de Sant Jordi, antesala de la vaguada del Canal Salat. Caudal verde. Orientación norte.

2. LA RETÓRICA:

PRIMERO. El programa pactado propone la reunión del mayor número posible de viviendas de escasa superficie conteniendo, además, máxima prolongación de las salas de estar por voladizos, cocinas expansibles y exteriormente ventiladas, duplicación de las salas nocturnas y de las cámaras sanitarias, introducción de microlavaderos y exaltación de la cubierta del edificio como lugar habitable. Esto se ha logrado en siete apartamentos de los cuales tres se desarrollan en una planta y cuatro en dos plantas.
SEGUNDO. La complejidad añadida del estacionamiento subterráneo fija un ritmo estructural desde el subsuelo que, irremediablemente, se revela sobre rasante. Impone dos agujeros: El necesario para situar la rampa sobre la planta baja y el inevitablemente descentrado ducto vertical de comunicaciones.
TERCERO. La necesaria habitabilidad posterior de las dependencias de ciertos apartamentos precisa de la aparición de un patio luminoso de ventilación. La posición centrada de este nuevo agujero logra reordenar y controlar el conjunto.
CUARTO. Desde el punto de vista plástico el sólido propone tres voladizos equidistantes que aparecen como miradores al caudal verde. A sus costados pesados se opone un vidrio frontal ligero que, originariamente, se pensó a doble altura y sin despieces pero finalmente ha quedado tejido por paradójicas particiones que corresponden al uso doméstico impuesto desde el interior.
QUINTO. Estas tribunas quedan balanceadas, al fondo, por discretas aberturas apaisadas que acaso desaparezcan entre la sombra y el escorzo de la tríada monumental. Los demás huecos no tienen importancia. De ahí que intenten reunirse para, después, tapiarse.

Nicolás Faedo Sáez.