VU9

21 SAE/ 2012-2014
ENCARGO DE UNA VIVIENDA UNIFAMILIAR AISLADA CON PISCINA.
PB. 193,66M2. (P.6924M2).

1. EL LUGAR:

Núcleo rural chato y pastoril tupido de acebuches que impiden encontrar el claro del bosque.

2. LA RETÓRICA:

PRIMERO. La posición del sólido se alcanza tras eludir la angostura inconstruible del cuadrante que pivota entre el norte y el este. No obedece a visuales concretas, inexistentes en el plano de proyección, ni a la topografía, relativamente llana, sino a la mejor orientación para el control del asoleo y la privacidad.
SEGUNDO. El acceso desde el frente norte, sorteando el arbolado, y el deliberado retiro respecto al frente oeste, contiguo al camino, fijan un lugar que permite liberar espacio expectante en el sur. Un basamento, sobreelevado de la rasante natural, permite desvincular la construcción de la amorfía natural.
TERCERO. El sólido, imaginable de hormigón armado encofrado, se presenta aparentemente amurallado e inabordable en su frente norte mientras que, por oposición, una repetición de aberturas protegidas por un alero lo relaciona, gradualmente, con el sur. Su proporción oblonga, tan larga y tan poco profunda, permite la relación directa de todas las estancias con la escindida terraza cubierta y el estanque.
CUARTO: La estructura muraria del sólido consta de dos vanos desiguales que separan los espacios sirvientes de los espacios servidos. La pauta visible de los encofrados remarca su orden estricto, delimita los huecos y pervierte su dimensión, suponiéndola mayor.
QUINTO. La interposición de patios entre las cámaras de baño y el acceso traza una tapia de regularización formal que muestra el hueco de entrada mientras oculta la íntima habitabilidad de los espacios sirvientes. Desde esos patios se asomará lo natural.
SEXTO. La preferente elección de puertas deslizantes, dibujadas deliberadamente abiertas, explica los pretendidos circuitos internos y externos del sólido como si no hubiera límites en el umbral.
SÉPTIMO. Desde un punto de vista plástico el remonte técnico de la cubierta y el contrapunto de la escindida terraza cubierta impiden la metáfora del vagón.

Nicolás Faedo Sáez.